Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Festivales  >  Artículo Actual

Cortometrajes dirigidos por mujeres iraníes en Zinebi 60

Festivales  /  11/06/2018

Con la firme voluntad de apoyar la visibilidad del cine realizado por mujeres de todo el mundo, así como la creciente presencia y el trabajo de las mujeres en todos los oficios de la industria audiovisual, siendo al mismo tiempo testigo de la situación de la mujer en países donde la igualdad dista de ser una realidad. ZINEBI 60, que comenzará el próximo 9 de noviembre, ha programado Focus Iranian Women Filmmakers. The Present is Female! comisariado por Ghasideh Golmakani, cuyo objetivo es indagar en la realidad de un país estratificado y contradictorio como Irán, en el que, sin embargo, sigue creciendo – hasta unas 1.400 en la actualidad– el número de directoras activas en los distintos géneros de la producción cinematográfica. El ciclo se compone de tres sesiones en las que se proyectarán 20 cortometrajes.
Aunque, tal y como dicta la Ley de Irán, las mujeres estén subordinadas a los hombres, el papel que desempeñan en la sociedad, no es nada despreciable. En la República Islámica de Irán, el testimonio de una mujer cuenta la mitad del testimonio de un hombre, además de que las mujeres iraníes heredan la mitad de los bienes y capital que heredan sus hermanos varones. A pesar de todo ello, y de una forma simultánea a lo anterior, el 60 por ciento de las personas graduadas universitarias son mujeres…
En este país tan estratificado y contradictorio, aunque, por un lado, se podía contar con los dedos de una sola mano el número de cineastas iraníes en el periodo moderno de los Shahs, desde que tuvo lugar la revolución en 1979, y a pesar de todas las restricciones aplicadas, este número ha ido considerablemente en aumento año tras año. La necesidad de expresarse, la lucha contra la opresión y el deseo de transmitir su mensaje, son algunas de las principales razones de este crecimiento. Alrededor de 1 400 directoras de cine de películas de animación, documental, ficción y cine experimental son profundamente activas en sus respectivos campos, contando en la actualidad con un gran éxito en todo el mundo. Aun así, cuando hablamos del cine iraní, nos viene normalmente a la mente el nombre de cineastas masculinos, como Abbas Kiarostami y Asghar Farhadi.
¿Por qué se observa una Sociedad patriarcal como ésta, también con una mira paternalista? ¿Por qué películas de una profunda sutilidad, como
Sonita (Ghaemmaghami) o Tales (Banietemad), se han registrado con menor intensidad en nuestras mentes? ¿De qué forma puede una mujer iraní intentar confirmar la existencia cuando esta misma existencia ha sido prácticamente borrada? ¿De qué forma puede desenmarañar estas contradicciones y complicaciones en su vida diaria? ¿De qué forma puede ir avanzando por este laberinto de dificultades y restricciones?

Consulta la programación aquí

  •  

  • Newsletter

  •  

     

     

     

     

     

     

     

     

Puede que te interese también...

Comienza Gijón con una destacada Sección Oficial

Leer más →